En palabras Revista La Justa

En Palabras: Momentos

Lo que sentimos y comunicamos: ” Y la sangre, otra vez, se reanuda, golpea, se arrebata, tiembla y corre con más intensidad que nunca.”


Por: Malaika 


 

Momentos

A pesar de los años,

que no son tantos ni tan largos,

a veces me siento tan viejo como un árbol.

y ese sentimiento repentino y solitario

que pertenece a un alma llena de cenizas

no es motivado

por corazones conquistados ni perdidos,

ni lugares entrañables

ni sonidos olvidados.

Esta sensación es más cercana

a las limitaciones que sólo puede ofrecer

el cuerpo mismo.

El único enemigo

limitaciones físicas

que muchas veces nos detienen.

Cuando la carne duele y los huesos aprietan.

Cuando la fuerza del movimiento disminuye

y el ritmo se hace lento y pesado.

Y el cuerpo se dobla

y se contiene de no caer,

de no estrellarse

o de no ahogarse.

Pero, así como nada es permanente,

ese sentimiento pasa

y empieza a soplar el viento

que va quitando las cenizas,

descubriendo el sitio antes afectado.

Y ése árbol vuelve a ser joven y fuerte,

Se cree recién plantado y cuidado.

Y la sangre, otra vez, se reanuda,

golpea,

se arrebata,

tiembla

y corre con más intensidad que nunca.

cosmoplug
FOTO (cosmoplug)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s