ESPECIALES Revista La Justa

Los medios nos roban el alma

La escritora argentina, María Elena Walsh, en uno de sus libros “Diario Brujo” publicado en 1999, realizó una serie se reflexiones sobre distintos temas, pero en esta ocasión decidimos rescatar lo que escribió sobre la labor periodística.


 

María Elena Walsh, nació en Ramos Mejía, el 1 de febrero de 1930 y además de escritora, también trabajó como música, cantautora y dramaturga.

A continuación, les dejamos algunas partes de su texto “Los Medios nos roban el alma” publicado en “Diario Brujo”:

                               Los medios nos roban el alma

                                            ¿El asedio periodísticos puede inducir a la muerte?

La cacería de imágenes privadas es un fenómeno universal, un negocio planetario sobre el que no hace falta insistir pero que debería incluirse entre las preocupaciones de los ecologistas. Tampoco niego que muchas veces los cazadores o informantes se convierten en fuerza meritoria que colabora con la justicia o la remeda.

Existen tres palabras mágicas que sustentan la equidad de los contratos y el temor de convivencia en el terreno público o el privado: de común acuerdo, sobre esas tres palabras, las celebridades o los asediados por cualquier razón coyuntural “que venda” aspiran a negociar con los representantes de los medios.

Un acuerdo sencillo: obraremos juntos y decidiremos cuándo y cómo exhibirnos o confesarnos, porque la decisión unilateral es injusta, asume rastros de una prepotencia que hemos jurado desterrar y sin embargo sigue reinando muy oronda y hasta es imitada por los escolares durante sus múltiples vacaciones.

frasescelebres
FOTO: (frases célebres)

Está tarea exige tan feroz disputa por la primicia que al fin nadie la consigue, el gremio se divide y el destinatario se desconcierta, a veces ni siquiera puede verle la cara al entrevistado porque está cubierta de grabadores, celulares, micrófonos y cuanto artefacto se inventó con mejores fines.

Y el otrora respetable público se siente agradecido por una orgía de truculencia y desprolijidad, que avergüenza y cuyos efectos secundarios todavía ignoramos.

El acoso a la privacidad ya ha causado víctimas fatales de una y otra vereda. Pero además va dejando a muchos especialmente liciados, porque creo, como los aborígenes, que las imágenes tomadas por asalto y no consentidas, las violaciones perpetradas por el malón de los Renqueteles nos roban el alma. Desalmados nosotros?

 

biografias y vida
FOTO: (biografíasyvida)

                  Diario brujo 1999.  María Elena Walsh

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s