Pregunta y Respuesta Revista La Justa

Arte, compromiso y Feminismo en Adriana Bruce

Hablamos con Adriana Bruce, una joven artista de nuestra provincia. La conversación va por diferentes caminos, desde la infancia, sus estudios, su historia personal, la forma de ver el arte y mostrar su punto de vista como mujer en sus diferentes obras.


Por: Noelia Leppez


 

La entrevista se hizo en el taller de Adriana, antes me permitió recorrer todos los espacios, me presentó a dos alumnas y me explicó varias etapas del proceso de la cerámica. Después nos sentamos en la cocina, tomamos dos mates (porque hubo mucha charla), miramos carpetas con sus presentaciones y exposiciones. Estábamos empezando y le llamaron por teléfono y Adriana dijo que después hablaban porque ahora (por el martes pasado) le estaban haciendo una entrevista. Y acá está:

Infancia, “sofocón” y re-estructuración

IMG_20180120_130002 - copia
(gentileza)

Cuando estabas en la escuela secundaria Champeau ¿Ya sabías que te ibas a dedicar a trabajar con la cerámica?

Y es muy importante ésa etapa. Porque yo en tercer año quería ir a prepararme a la fuerza, en la marina, quería estudiar meteorología, me gustaban los astros, las estrellas y el clima y también fue un poco influenciado por lo familiar , pensaba que ése era un espacio donde me podía desarrollar, me pagaban por estudiar y hacía una carrera. Yo tenía doble escolaridad en la secundaria y era como un hobby para mí, tuve tres años de cerámica y me encontré con la facilidad de que se rompía y la podías volver a hacer, la plasticidad, la nobleza del material me pareció tan lindo, me sentí tan libre ahí de expresar todo lo que quería en ése momento. Pero cuando salí de la secundaria no tenía ni la menor idea de que me iba a dedicar a la arcilla, estaba con otro proyecto, quería juntar plata, me quería ir a Buenos Aires.

Todavía seguías con la idea de ir a estudiar

Si, de hecho yo me fui de viaje de egresados y cuando volví, mi abuela que sabía que yo estaba buscando trabajo para poder pagarme toda la estadía allá, un día vino con el diario y me dijo “Mira, hay un trabajo en el que vos podes llegar a entrar” y ése trabajo decía “modelado moderno” y yo dije bueno, para mí la cerámica era lo que hacía en el taller y básicamente lo hacía para divertirme, más allá de dos referentes muy importantes que fueron Adriana Peri y Marisa Romero, ellas me inculcaron el amor por la cerámica y recién ahora me doy cuenta de que todavía las tengo conmigo.

Salí de la escuela con el título de perito en cerámica, todo era especializado en la cerámica, entonces yo fui con un proyecto del que había hecho todo, sólo me faltaba producirlo nada más y lo llevé a la entrevista laboral que era de un taller artístico que se llamaba “Racu”, que estaba en la calle Tomba de Godoy Cruz y ahí conocí a una colega que se llama María Eugenia y ella les ayudó a los encargados a armar el taller y después se fue, viajó, y yo me quedé ahí con sus hermanos creando. Y ahí yo me di cuenta de que tenía muchas capacidades artísticas, eso duró un año y medio, fue súper intensivo el aprendizaje puede producir, pude modelar trabajos escultóricos, hasta la producción seriada, hasta el diseño de productos. Y después yo me fui de ese trabajo, porque ya tenía otros intereses, me abrí un taller con mi amiga Eugenia y no funcionó mucho y ella se volvió a ir.

Y ahí ¿cuántos años tenías?

Y, recién estaba saliendo de la secundaria, 2002-2003 fue eso, yo estaba justo en ése momento con mucha actividad, me quería ir a vivir sola, le escribí una carta y le pedí la emancipación a mi papá…era muy chica si, y al final me fui de mi casa a la casa de mi tía, empecé a tener mis primeros trabajos de niñera y ahí formulé un proyecto para la Municipalidad de Luján, y me lo financiaron y me dieron un horno, nos prestaron un espacio, armamos un taller en la calle Araoz.

Vos vivías en Luján

Yo sí, y bueno,  ahí en este lugar presentamos este proyecto que se llamó “Barro Cerámica Artística” y estuve un tiempo, dos o tres años, después me fui y tuve un taller en Guaymallén en la calle Las Cañas, con un compañero que se llama Juancho Ramal, y después cuando me di cuenta de que tenía esa parte artística y todo lo que podía hacer pensé ¿Por qué irme? Y también me cambió la cabeza sobre lo militar, lo que es la estructura de las fuerzas, porque en su momento uno tiene una idea pero después mis propios amigos me hicieron ver otras cosas sobre esto. Y después  yo sentí como un “sofocón” porque la cerámica es muy exigente, te pide todo: el tiempo, la energía, el calor corporal. Y justo ahí estaba en un espacio cultural, que me abrió la cabeza muchísimo, que tenía muchas actividades y yo me veía encerrada adentro haciendo cerámica mientras el mundo me pasaba por al lado… y decidí hacer una pequeña producción y salir a recorrer el mundo…

75996_130144833710610_1088291_n
(Gentileza)

¿Y te fuiste?

Si, me fui a Chile, no me fui muy lejos. Con mi mochila, con mi producción, me fui con un compañero que trabajaba ahí en el espacio cultural y lo hicimos por tres meses. Y Ahí me topé con pibes de mi edad que me decían ¿Qué haces acá,  por qué no estás estudiando en tu país que es gratis?

Son esas situaciones las que después te cambian las decisiones

Sí,  exactamente. Después del viaje, cuando volví, ése viaje para mí fue muy fuerte porque volví por Neuquén y sentí como un vacío existencial ¿Y ahora qué? Y me pasó algo muy importante que tiene que ver con mi familia de origen, de raíz, porque yo soy adoptada, parece que la vida algo me tenía que enseñar ahí porque terminé en San Rafael y yo nací ahí y fui a buscar mi partida de nacimiento original y me la dieron, estuve tres meses conociendo familiares de origen. Después de ahí, yo sentí como que hubo una re-estructuración de quién soy y qué lugar ocupan las personas. A mí me sirvió para escribir un montón de hojas en blanco que yo tenía de chiquita. Y cuando llegué a Mendoza me fui a Buenos Aires.

¿Para estudiar algo relacionado con la cerámica?

Si, investigué algunas universidades y no me gustó Buenos Aires, me pareció un espanto y lo mejor que me pudo pasar fue volver a Mendoza y me decidí a estudiar en la UNCuyo, que era gratuita y que tenía una carrera que yo la veía enorme porque era la única que te daba título de grado en toda Latinoamérica y lo sigue siendo, y bueno desde ahí que trabajo y estudio. Básicamente para mí estudiar es como un hobby es una inversión en mi arte ir a la Universidad.

Feminismo y Arte

FB_20170512_12_02_24_Saved_Picture
(Gentileza)

¿Cómo trasladas tu realidad como mujer a tus diferentes obras?

Tuve la suerte y me encontré con Sergio, que es un artista muy conocido acá en Mendoza de la cerámica, es un artista que hace obra con contenido y que  nos inculcó a que hiciéramos obras con contenido, algo que saliera de nosotros y que pudiera aportar a la sociedad, su visión me ayudó a lo que yo quería hacer, porque yo siento que en ése vacío existencial que tuve, después me llené de todo ése contenido, por casualidad, sino que era el momento y era el encontrarme con toda mi historia  de violencia y abuso sobre las mujeres.

Yo creo que una de las búsquedas principales que estamos haciendo como sociedad es la integración, integrarnos como seres y eso fue un poco el concepto de la muestra “Rota” de unir las partes, lo roto, lo no roto, lo bueno, lo malo y conectar que es un concepto que tiene que ver con la medicina china que dice que el ser dividido es el ser enfermo en cambio el ser conectado o integrado es el ser evolucionado es el ser que se sana así mismo. Y la muestra “Rota” tenía ése sentido de mostrar la división, la rajadura, cómo se une y cómo se integra. Y también tenía que ver con un proceso mío de plantar totalmente rota en pedacitos y cómo hago, cómo hago para seguir y bueno re-construyo, pego, uno.

¿Cuáles crees que son los miedos que nos infunden a las mujeres?

Principalmente la estabilidad económica, es muy difícil la situación para cualquiera y si a eso le sumas que sos mujer y tenes hijos es más grave aún, otro miedo creo que tiene que ver con el crecimiento y la realización porque no te vas a realizar como mujer, porque siempre te va a faltar algo, y creo que también son muy diferentes los caminos que hay que tomar cuando tenes una postura si vas a dedicarte a criar un hijo y tener una familia o dedicarte a hacer lo mejor que puedas dentro de tu profesión y cómo articulan esas dos cosas es muy difícil y la sociedad no te prepara para eso, pero para nada.

¿Me podrías decir más sobre los “micro-machismos”?

Si, los micro-machismo son tremendos hasta el más progre que cree en la independencia de la mujer, lo tienen metido adentro como si lo tuvieran metido en el ADN. Estaba pensando que el poder decisión de la mujer el empoderamiento de la mujer, como un yo-individuo que tiene poder de decisión de qué hacer con su tiempo y con sus cosas, cómo proyectar su vida, creo que se choca todo el tiempo con la figura del hombre que medio como que todavía no entiende el proceso que estamos viviendo y no sabe bien en donde ponerse. Yo creo que tiene que pasar un tiempo para que la cosa se decante, vivir nuestra individualidad las mujeres tenemos que vivir esto solitarias, con hijos o sin ellos, con los hombres que quieran estar pero sí las mujeres tenemos que vivir eso. Y creo que la Iglesia le está diciendo a la mujer “vos no tenes poder de decisión sobre tu propia vida o sobre tu propio cuerpo” y mujeres mueren por situaciones como las del aborto clandestino.

 

pornoelia

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s