En palabras Info! Revista La Justa

Razones para leer el libro de Diego Tagarelli

El sociólogo nacido en San Carlos nos respondió algunas preguntas. En la nota podrás saber el proceso de producción de “Mario Franco. Nada más práctico que una Buena Teoría”.


Por: Redacción La Justa


 

Diego Tagarelli fue alumno de Mario Franco, cuando estudió Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). El proceso de compilación, escritura y la puesta en valor de la obra de Franco la conocerás en la siguiente nota, en palabras de su autor.

 

“Yo diría que es un acto de justicia acercar estos aportes a otros espacios, en otras superficies, en universos sociales apartados del andén catedrático.”

¿Por qué creíste necesario escribir-compilar sobre este tema en tu libro? 

Yo fui alumno del Mario. Y además compartí muchas experiencias fuera del claustro académico. El Mario fue un tipo especial, fuera de serie, un pensador original y distinto. Luego de su muerte, y aún antes, estudié algunos de los textos que había dejado, viejos escritos sumamente importantes -a mi criterio- para el conocimiento social, cultural, ideológico, etc. Pero esos textos, escasos, casi ilegibles, me llevaron a pensar en la posibilidad de producir un trabajo adicional, complejo, serio: recatar muchos escritos que desde su juventud había escrito, en distintas revistas de la época o en algunas exposiciones que realizó, y que nunca habían salido a la luz, y ni siquiera circulaban porque nadie sabía de ellos: escritos sobre teatro, sobre cine, sobre el arte nacional y cultura popular, tango, historia política, marxismo, etc.

Me di cuenta que todos esos escritos tenían un valor sociológico fundamental, no sólo por determinadas propuestas teóricas puntuales, sino porque son parte -a mi juicio- de un conocimiento con pretensiones científicas que ha logrado articular de manera original los supuestos del marxismo con el pensamiento nacional, obteniendo como resultado la creación de una escuela propia, una escuela que no es propiedad de nadie y que debe construirse sobre bases abiertas, para su reimpulso, rectificación y desarrollo fuera de las élites academicistas.

¿Qué fue lo que te motivó desde un primer momento?
De todas formas, el libro que yo realicé (fueron casi dos años de trabajo en transcripción, compilación y organización de sus escritos y notas) requirió reforzar algunas de sus argumentaciones teóricas, para otorgarle mayor coherencia y sistematización a sus ideas. Que el Mario no haya escrito ninguna obra, que mantuviera posiciones disonantes con la vida ilustrada de la universidad no significaba de ningún modo que no debiéramos comprometernos con sus ideas, con su particular forma de producir conocimiento. Más bien, yo diría que es un acto de justicia acercar estos aportes a otros espacios, en otras superficies, en universos sociales apartados del andén catedrático.
Aquí, me propuse entregar las posibilidades concretas para que alumnos, docentes, artistas, militantes de todos los espacios, simples apasionados por la lectura incrédula, puedan abrir aún más su obra, continuando, ampliando sus escritos, llevando al extremo sus contribuciones.

 

Tu libro tuvo una gran aceptación ¿estás pensando en escribir algo más? ¿Relacionado con la sociología o con otros aspectos?
Tuvo una gran aceptación, es cierto. Pero yo diría que la tuvo más en los ambientes subterráneos del mundo artístico, del pensamiento nacional o de aquellos apasionados introvertidos del conocimiento. Los libros se han vendido en forma directa o auto-gestionada. Se han regalado a bibliotecas populares e Institutos de Educación Superior. En cambio, los responsables de gestionar políticas locales, colegas del Mario incluso, o aquellos que debieran promover el pensamiento local, en la UNCuyo, en la Carrera de Sociología o en los supuestos espacios de la cultura local, casi ni han aparecido. Muchos celos, mucho resentimiento, bastante codicia y miseria intelectual. Igual -te digo algo- para mi, mucho mejor que sea así. El Mario era un irreverente y suspicaz hasta con sus supuestos allegados.
Lo cierto es que sin el apoyo de nadie, se han vendido casi 200 ejemplares. Lo óptimo sería que la Editorial de la UNCuyo o el Decanato de la Facultad de Ciencias Políticas se comprometan a realizar una 2da Edición, pero eso ya es otra historia…
Por mi parte, el año que viene estaré terminando un segundo libro de mi entera producción, lo he titulado: “Cultura popular y política nacional en América Latina. Transformaciones políticas y socioculturales en los últimos 30 años (1990-2018)”. Este libro, además de ser parte de varios años de trabajo teórico e investigación, es parte de una vivencia personal, social, política y cultural durante mucho tiempo por distintos países de Latinoamérica que realicé con la agrupación cultural “Hormigas Negras.”
El libro es una aproximación a los choques culturales y sus dinámicas ocurridas entre las diversas clases y grupos sociales desde los años `90 hasta la actualidad, y la manera en que se extienden fenómenos de exclusión y marginalidad en los sectores populares hasta recrear una cultura popular que, con la aparición de procesos políticos populares en la región, terminan generando mecanismos de “inclusión”, pero también de “panfletización política”, momificando muchas de sus producciones populares. Una contradicción que hasta nuestros días no sólo determina el rumbo indefinido e inconcluso de una auténtica transformación política nacional y latinoamericana, sino de una verdadera transformación cultural.

IMG_3491
Diego Tagarelli. (Gentileza)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s