EYA Espectáculos Y Arte Revista La Justa

Invertidas: el placer de la liberación

Con un discurso potente el teatro surgido en San Rafael sigue en movimiento con unas de las dos obras que integraron la Fiesta Provincial del Teatro – Selección 2018.


Por: Claudia Chavez Tirado


El disparador del texto original fue publicado en la edición 23 de Cortodramas, dramaturgia mendocina en pequeño formato (2016) y montado también ese año en el Teatro El Taller. En diciembre de 2017 con algunos cambios en el texto se estrena Invertidas. Durante 2018 las funciones se mantienen en San Rafael y también en la Ciudad de Mendoza en El Living durante agosto, hacia el final de año se presentan en Nodo Valparaíso (Chile) y en el 5to Festival Internacional de Arte Erótico de Santiago de Chile (FAE). En diciembre se hace pública la selección: de entre 53 obras, “Invertidas” y “Niños Santos” dos obras del Sur de Mendoza, integrarían por primera vez la selección de 14 espectáculos durante 6 días en la Fiesta Provincial del Teatro Selección 2018.

Es necesario señalar el crecimiento que tiene la escritura teatral local y que también encuentra su lugar en el dramaturgo y director de Invertidas, Marcos Martínez, quién fue ganador en la categoría Dramaturgia del premio Literario Vendimia 2018 con la obra Gaslaigthing, a la espera de entrar en escena.

Regresando a la obra, el texto Invertidas se presenta como un drama erótico con perspectiva de género, sororidad y diversidad sexual. En escena, la pieza adquiere rasgos oníricos, libre de momentos débiles o aburridos con permanente tensión en los diálogos entre las actrices. El espectáculo independiente se sostiene con las actuaciones de Silvia Germanó y Yamila Forte, atrapante desde el inicio, con un buen trabajo de la voz, buen tono, dicción y con un desarrollo en las acciones que llevan al público al estado reflexivo.

Cerca de 45 minutos es el tiempo real de la obra, pero el desarrollo ficcional se hace bastante fugaz cuando finaliza, como público estamos dentro de un lugar que probablemente conocemos y no tanto, y el tiempo también se aprecia como algo difuso, infinito ¿pasaron horas, días, meses, años? Esto también tiene que ver con una estructura dramática que escapa del esquema clásico, por lo que se agradece la diversidad.

Respecto del espacio escénico, la representación tiene su división entre el espacio del público y el espacio actoral que resulta bastante inquietante. Se puede observar a una escenografía en la que no se producirán cambios. Y quizás el material con el que se trabaja tenga que ver con la asfixia de los personajes. El público está ubicado desde sus gradas de forma avasallante y observador en primera fila. Contribuyen la ubicación de las gradas y los espacios reducidos que la vuelven intimista.  

Todos los objetos sobre el espacio escénico cumplen una función, como es el caso de la utilería que en su momento sirve de alimento a las actrices y es utilizada como recurso simbólico. Sin embargo, su punto débil es la coherencia plástica entre vestuario, peinados y utilería, o el descuido en detalles mínimos que podrían dar lugar a reforzar lo lúdico y aprovechar lo onírico que se crea.  

Sus momentos enérgicos también son los de crítica social como por ejemplo hacia un fenómeno resonante en Mendoza y que cada año tiene a algunas mujeres como integrantes de una elección, como así también hacia algunos medios de comunicación que le describen a la mujer como debe ser, todos estos son algunos constructos que conformarían lo social en el universo de Invertidas y que tal vez son un detonante para su posterior liberación.

Los dos personajes recorren un clima con una iluminación sin transiciones, con cortes abruptos en colores, tal vez como una muestra de la posmodernidad y el avance tecnológico a la que se somete cualquier mujer. Dicen los personajes: “Amo a mi amo”, para que exista un amo debe existir un esclavo, en este caso esclava, un sometido que admira al amo. Temen sobre esa voz de alguien (Lalo Tinte) invisible.

A lo largo de la puesta adquieren un rol oscilante entre la liberación y la sumisión. Al inicio del espectáculo un personaje ya en escena está segura de cómo son las cosas, llega un segundo personaje quizás más inocente, pero pasan los minutos y por momentos sus roles se invierten y se vuelven a invertir. Encuentran el placer en ellas, las dos conciencias ya no dependen de la voz que manipula. El resto es la catársis que tendrán las espectadoras y espectadores en sus mentes los días posteriores.    

El director había dicho en una charla con integrantes del INT (Instituto Nacional del Teatro): “a los teatreros sanrafaelinos nos falta agresividad y convencimiento”. Algo de esto hay. Lo que se logra en la puesta es más o menos lo que Peter Brook en El Espacio Vacío escribía: “El teatro desafía de verdad al espectador cuando aguijonea a un público decidido a desafiarse a sí mismo y complace cuando es el portavoz de ese público al que regocija.”. El teatro del Sur de Mendoza sigue en movimiento.

1Invertidas_ Silvia Germanó- Yamila Forte

Ficha Artística:

  • Texto y dirección: Marcos Martinez.
  • Actuación: Silvis Germanó, Yamila Forte.
  • Voz en off: Lalo Tinte.

2 Invertidas_ Silvia Germanó- Yamila Forte (1)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s